lunes, 22 de septiembre de 2014

Crónica de un día Pro Vida en Jaén




























Buenas noches. Ya sabéis amigos y seguidores, que me gusta hacer una pequeña crónica cuando en Derecho a Vivir Jaén hacemos algún acto, compartiendo las fotos del evento. Aquí os dejo una muestra de lo que en la mañana de ayer, día 21 de Septiembre pudimos vivir.

En Jaén, con una mañana encapotada y calurosa, acudieron unas 500 personas mas o menos a la Concentración por la Vida a las que habíamos convocado.
El motivo principal de esta concentración era para pedir al gobierno del PP que no retrase más reforma o derogación de la Ley del Aborto como prometió en su programa electoral.
 Además de ser este el motivo principal de la concentración de hoy, en la que nos hemos unido a todas las marchas y concentraciones de España y el extranjero, en el acto también se ha resaltado la Plataforma de Ayuda a la Mujer Embarazada de Jaén, y Derecho a Vivir, le ha hecho entrega de un cheque por el importe de 700 euros, importe recaudado en el Concierto por la Vida que Derecho a Vivir Jaén, organizó en el Teatro Darymelia el 18 de Mayo.
A dicho acto han acudido los participantes del concierto: Grupo Yoiré, Grupo Kayrós que ha bailado dos flashmobs y Jesús Cabello, que nos ha dado un precioso testimonio de vida, así como su experiencia en dicho concierto.
En un ambiente festivo, los ciudadanos de Jaén y provincia, se han unido a esta concentración, acudiendo personas de todas las edades, abundando la gente joven y las familias completas con sus hijos pequeños.
Ha sido un acto sencillo, pero de sensibilización con el drama del aborto.
Estamos satisfechos con la asistencia, ya que hemos podido constatar que cada vez son más personas las que esta lacra del aborto y este gobierno dejadizo e irresponsable, sienten su indignación y su repulsa por la cobardía con la que el gobierno del PP está actuando.
Nos sentimos agradecidos a todas las personas que han acudido a nuestra llamada y al apoyo que nos han demostrado.

Lourdes García (Delegada Hazte Oír-Derecho a Vivir)

Ciao.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Hoy tenemos una IMPORTANTE cita con la VIDA





Hoy es el día H. Ha llegado la hora de salir a la calle. Todo está preparado para plantar cara a un Gobierno que incumple sus promesas electorales y a unos pro abortistas que nos desafían constantemente y quieren callar nuestra voz.
Quieren que en la calle se escuche solo el mensaje por la muerte que ellos proclaman y que los hacen cómplices de los miles de asesinatos que se comenten cada año en nuestro país.
Es la consecuencia de unas leyes que favorecen el aborto, en contra de otras que defiendan la vida de los inocentes.
 Los abortistas nos demuestran cada día que lo que les importa no es defender los derechos humanos, sino "el bienestar". Ese "bienestar" que, según ellos, "está por delante de cualquier cosa" (incluso por encima de la vida del propio hijo). 
Después de leer este tipo de desprecios a la vida humana creo que sobra hacer más comentarios.

Recuerda esta frase:
"Para que triunfe el mal sólo hace falta que los buenos no hagan nada". Y en HO-DAV decimos: "Abortar no te permite elegir si deseas ser madre. Sólo te convierte en la madre de un niño muerto".
¿Sabéis que los pro abortistas han convocado una "jornada por el aborto libre" con manifestaciones en toda España, para callar las voces de los millones de españoles que saldremos a la calle con las Concentraciones y  Marchas por la Vida?
Nosotros también tendremos marchas y concentraciones hoy día 21 de Septiembre en toda España. 
¿Vas a quedarte en tu casa? Si así es, tu silencio será cómplice de esos asesinatos. No te quedes parad@.
Toma nota, acude a la de tu ciudad y rompe el silencio. No seas cómplice de los cientos de asesinatos que se comenten en España todos los días.
Consulta la hora y el lugar de tu ciudad y no te quedes quieto ¡ACTÚA!

Aquí tienes todos los actos organizados en toda España, con el lugar y la hora:

http://www.hazteoir.org/marcha-vida-2014

Acude a las marchas y concentraciones convocadas por DAV.

En Jaén te esperamos en el Parque de la Victoria a las 13 horas hoy domingo día 21 de Septiembre.
Tú eres muy importante para nosotros. Gracias por tu apoyo, porque sé que no nos fallarás.

Ciao.





sábado, 20 de septiembre de 2014

El decálogo de san Agustín para orar



"Llama con tu oración a su puerta, y pide, y vuelve a pedir,..."

1. "Vete al Señor mismo, al mismo con quien la familia descansa, y llama con tu oración a su puerta, y pide, y vuelve a pedir. No será Él como el amigo de la parábola: se levantará y te socorrerá; no por aburrido de ti: está deseando dar; si ya llamaste a su puerta y no recibiste nada, sigue llamando que está deseando dar. Difiere darte lo que quiere darte para que más apetezcas lo diferido; que suele no apreciarse lo aprisa concedido". (Sermón 105).

2. "Tiene Él más ganas de dar que nosotros de recibir; tiene más ganas Él de hacernos misericordia que nosotros de vernos libres de nuestras miserias". (Sermón 105).

 3. "La oración que sale con toda pureza de lo intimo de la fe se eleva como el incienso desde el altar sagrado. Ningún otro aroma es más agradable a Dios que éste; este aroma debe ser ofrecido a él por los creyentes". (Coment. sobre el Salmo 140).

 4. "Si la fe falta, la oración es imposible. Luego, cuando oremos, creamos y oremos para que no falte la fe. La fe produce la oración, y la oración produce a su vez la firmeza de la fe". (Catena Aurea).

 5. "Cuando nuestra oración no es escuchada, es porque pedimos aut mali, aut male, aut mala. Mali, porque somos malos y no estamos bien dispuestos para la petición. Male, porque pedimos mal, con poca fe o sin perseverancia, o con poca humildad. Mala, porque pedimos cosas malas, o van a resultar, por alguna razón, no convenientes para nosotros". (La ciudad de Dios, 20, 22).

 6. "Puede resultar extraño que nos exhorte a orar aquel que conoce nuestras necesidades antes de que se las expongamos, si no comprendemos que nuestro Dios y Señor no pretende que le descubramos nuestros deseos, pues Él ciertamente no puede desconocerlos, sino que pretende que, por la oración, se acreciente nuestra capacidad de desear, para que así nos hagamos más capaces de recibir los dones que nos prepara. Sus dones, en efecto, son muy grandes y nuestra capacidad de recibir es pequeña e insignificante. Por eso, se nos dice: Dilatad vuestro corazón". (Carta 130, a Proba).

 7. "Con objeto de mantener vivo este deseo de Dios, debemos, en ciertos momentos, apartar nuestra mente de las preocupaciones y quehaceres que de algún modo nos distraen de él, y amonestarnos a nosotros mismos con la oración vocal; no vaya a ocurrir que nuestro deseo comience a entibiarse y llegase a quedar totalmente frío, y, al no renovar con frecuencia el fervor, acabe por extinguirse del todo". (Carta 130, a Proba).

 8. "Lejos de la oración las muchas palabras; pero no falte la oración continuada, si la intención persevera fervorosa. Hablar mucho en la oración es tratar una cosa necesaria con palabras superfluas: orar mucho es mover, con ejercicio continuado del corazón, a aquel a quien suplicamos, pues, de ordinario, este negocio se trata mejor con gemidos que con discursos, mejor con lágrimas que con palabras." (Carta 121 a Proba).

 9."Haz tú lo que puedas, pide lo que no puedes, y Dios te dará para que puedas". (Sermón 43, sobre la naturaleza y la gracia).

 10. "Si vas discurriendo por todas las plegarias de la santa Escritura, creo que nada hallarás que no se encuentre y contenga en esta oración dominical (Padrenuestro)". (Carta 130, a Proba).

 Artículo originalmente publicado por Oleada Joven  

Ciao.

viernes, 19 de septiembre de 2014

El apóstol "fracasado"



El trabajo por el Evangelio es una tarea ardua, que exige esfuerzo porque con razón es sendero angosto, puerta estrecha. Muchos se niegan a creer, rechazan explícitamente el Evangelio. Hay quienes, desde su libertad, no aceptan a Jesucristo como el Salvador de sus vidas. Otros, por muchas causas, no quieren cambiar, piensan que ya lo saben todo, que ¡tantas novedades!, etc.

¿Cómo llegar a sus corazones? 

¿Cómo comunicarles el Evangelio de salvación, mostrales el camino de la vida? 

El corazón del apóstol sufre, la caridad pastoral queda herida. Es el mismo dolor de impotencia que S. Pablo tuvo que sufrir en el Areópago. La misma impotencia y dolor de Jesús: "Os aseguro que no me buscáis por los signos que habéis visto, sino porque comisteis pan hasta saciaros" (Jn 6,26).

Igual que el Señor se quejaba por sus profetas: "Pues bien sé que no me escucharán, porque es un pueblo de dura cerviz; pero se convertirán en sus corazones en el país de su destierro" (Bar 2,30). Y el Señor mismo advertirá a sus profetas: "Pero no me obedecieron ni me hicieron caso, sino que se obstinaron y fueron peores que sus antepasados. Cuando les comuniques todo esto, no te escucharán; cuando los llames, no te responderán" (Jer 7,26-27).

La tentación de la impotencia incita al apóstol a retirarse, a huir, a no negociar con los talentos, desistir de los trabajos evangélicos, bajo mil pretextos humanamente comprensibles.

Pero el sembrador al sembrar sabe que su semilla cae no sólo en tierra buena, la que sí da fruto, sino que cae también en el camino, en las piedras y en las zarzas. Sólo una pequeñísima parte de la Palabra sembrada llegará a germinar, por pura gracia y misericordia de Dios.

La impotencia nos invita a desistir, la perseverancia a continuar pese a mil trabajos, incomprensiones, resistencias. Al mismo tiempo, como siempre, orando para que se ablande el duro corazón de los que pueden negarse a creer y rechazar la semilla sembrada. Porque, si desiste el apóstol, "¿Cómo creerán si nadie les predica?" (Rm 10,15).

En la perseverancia, en la paciencia, en un corazón anclado en los planes de Dios, el apóstol puede ser evangelizador: por encima del dolor que causa la cerrazón del corazón.
"No es a ti a quien rechazan", dice el Señor a Samuel y a sus profetas, para que no se sientan rechazados y heridos en su amor propio, "es a mí a quien rechazan" (1Sam 8,7). Así advertirá Yahvé a su profeta Ezequiel: "Y tú, hijo de hombre, no los temas ni tengas miedo de sus palabras. No temas, aunque te encuentres entre cardos y zarzas, y te sientes sobre escorpiones. No temas sus palabras, ni te asustes ante ellos, porque son un pueblo rebelde. Les comunicarás mis palabras, escuchen o no, porque son un pueblo rebelde." (Ez 2,6-7).

¿Cómo hacer? Si algunos se empeñan, se obstinan, pueblo de dura cerviz, en no querer escuchar ni recibir, ¿acaso es atribuible al apóstol esa cerrazón? 

Deberá, por el contrario, perseverar con un corazón muy íntegro, diríamos que maduro, en seguir una y otra vez, predicando "a tiempo y a destiempo, oportuna e inoportunamente" (2Tm 4,2).
La constancia permanece firme. Una y otra vez, a pesar del fracaso, seguir echando las redes una vez más "en el nombre del Señor". 
También será bueno añadir su correspondiente dosis de mortificación, de expiación, para reforzar el apostolado así como su oración personal constante intercediendo.

Javier Sánchez Martínez

Ciao.

jueves, 18 de septiembre de 2014

No me funciona la Religión



Las quejas que muchas personas vierten en el sacerdote pueden resumirse -aunque jamás se formulen así- en que «la religión no funciona». 
«A ver, Padre: Rezo, voy a misa, procuro ser paciente... Y no paro de sufrir. Esto no funciona». «Llevo rezadas tres novenas pidiendo un favor... Y Dios no me lo concede. Esto no funciona».
«Hago propósitos, me esfuerzo, lo intento una y otra vez... Y sigo cayendo en lo mismo. Esto no funciona».
Obviamente, quienes no funcionamos somos nosotros.
"Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por Mí la encontrará". Realmente, acudimos a la religión a salvar la vida, no a perderla.
Buscamos un remedio contra el sufrimiento, una ayuda sobrenatural para que se cumplan nuestros deseos, un auxilio para obtener la perfección moral... Y así, creyendo que la religión es un medio para mejorar la calidad de vida en esta tierra, concluimos que «no funciona».
Pero en ningún sitio está escrito que la religión sirva para vivir mejor aquí. Que se lo pregunten a los mártires. La religión consiste en amar, y amar no consiste en ganar, sino en entregarlo todo. Y es que, en lances de Amor, quien pierde gana.

Parroquia de Nuestra Señora de Los Arroyos (Editorial)

Ciao.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

¿Porqué hay que acudir a la Marcha por la Vida?

Os invito a leer ésto, copiarlo y enviárselo a vuestro contactos. Seas de donde seas, cambia la ciudad y el lugar de encuentro y mándaselo a tus amigos. Tenemos que ser muchos en toda España los que el próximo 21 de Septiembre salgamos a la calle.

Si tú y yo nos quedamos en casa, cada día serán exterminados 300 niños. Cada día.
Si no nos movilizamos en Jaén y en toda España, 300 niños muertos.
Si creemos que no somos indispensables. 300 niños muertos.
Si pensamos que ya no hay nada que hacer, 300 niños muertos.
Si dejamos que vayan otros, en lugar de ir tú y yo, 300 niños muertos.
Si nos vence la pereza, 300 niños muertos.
Si nos dejamos llevar por el cansancio, 300 niños muertos.
Hoy seguirían existiendo los esclavos si los abolicionistas se hubieran sentido cansados, o si hubieran pensado que no era posible cambiar las cosas, o si hubieran creído que de nada servía lo que hacían, o si se hubieran dejado llevar por el desánimo, o por la sensación de que hacer una y otra vez lo mismo no conduce a nada.
Si tú y yo hacemos lo mismo, si nos quedamos en casa, si nos dejamos vencer por el desánimo o la indiferencia, ¿Cómo crees que podremos acabar con el aborto alguna vez en Jaén y en toda España?
Si no nos quitamos de encima a patadas la maldita pereza colectiva que empapa nuestra sociedad, ganarán los abortistas.
Y seguirán matando.
Seguirán matando.
Y 300 niños muertos pesarán sobre tu conciencia y sobre la mía.
Así que, por favor, ¿Quieres ponerte en marcha de una vez?
¿O quieres ser uno de los que se rindieron?
¿Quieres salvar vidas? Pues sé valiente y haz algo útil. ¡Deja de quejarte y ponte en pie!
¿Quieres seguir contando niños muertos? Pues deja de leer, manda este correo a la basura. Y por favor, bórrate de aquí.
Lo siento, sé que me estoy pasando mucho, pero es que visualizo lo que hay detrás de estas tres palabras: 300 niños muertos.
21 de septiembre, 13 horas, en el Parque de la Victoria de Jaén.

VEN Y HAZTE OÍR ¡Te esperamos!

Ciao.

martes, 16 de septiembre de 2014

Catecismo de la Iglesia respeto a la Vida


Me encuentro casi a diario "con gente de Iglesia, católica y practicante" que siguen defendiendo, ignorando y disculpando el aborto. Quiero pensar que muchos de ellos es por ignorancia, por comodidad o porque nunca se han parado a pensar el daño que el aborto supone primero en el bebé que matan, después para la madre que aborta (dolor físico y psíquico), para el padre que en muchos casos ignoran su decisión y sobre todo para esta sociedad enferma, que disculpa todo, y hasta la muerte de inocentes las ve bien, "si la madre está de acuerdo".
Para todos ell@s y para que vosotros podáis rebatir con argumentos fundados este penoso tema, os dejo lo que el Catecismo de la Iglesia Católica dice sobre el aborto.

El aborto

2270 La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida (cf CDF, instr. "Donum vitae" 1, 1).
Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses te tenía consagrado (Jr 1, 5; Jb 10, 8-12; Sal 22, 10-11).
Y mis huesos no se te ocultaban, cuando era yo hecho en lo secreto, tejido en las honduras de la tierra (Sal 139, 15).

2271 Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral.
No matarás el embrión mediante el aborto, no darás muerte al recién nacido. (Didajé, 2, 2; Bernabé, ep. 19, 5; Epístola a Diogneto 5, 5; Tertuliano, apol. 9).
Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la excelsa misión de conservar la vida, misión que deben cumplir de modo digno del hombre. Por consiguiente, se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes abominables (GS 51, 3).

2272 La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. ‘Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae’ (CIC can. 1398), es decir, ‘de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito’ (CIC can. 1314), en las condiciones previstas por el Derecho (cf CIC can. 1323-1324). Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad.

2273 El derecho inalienable de todo individuo humano inocente a la vida constituye un elemento constitutivo de la sociedad civil y de su legislación:
‘Los derechos inalienables de la persona deben ser reconocidos y respetados por parte de la sociedad civil y de la autoridad política. Estos derechos del hombre no están subordinados ni a los individuos ni a los padres, y tampoco son una concesión de la sociedad o del Estado: pertenecen a la naturaleza humana y son inherentes a la persona en virtud del acto creador que la ha originado. Entre esos derechos fundamentales es preciso recordar a este propósito el derecho de todo ser humano a la vida y a la integridad física desde la concepción hasta la muerte’ (CDF, instr. "Donum vitae" 3).
‘Cuando una ley positiva priva a una categoría de seres humanos de la protección que el ordenamiento civil les debe, el Estado niega la igualdad de todos ante la ley. Cuando el Estado no pone su poder al servicio de los derechos de todo ciudadano, y particularmente de quien es más débil, se quebrantan los fundamentos mismos del Estado de derecho... El respeto y la protección que se han de garantizar, desde su misma concepción, a quien debe nacer, exige que la ley prevea sanciones penales apropiadas para toda deliberada violación de sus derechos’. (CDF, instr. "Donum vitae" 3).

2274 Puesto que debe ser tratado como una persona desde la concepción, el embrión deberá ser defendido en su integridad, cuidado y atendido médicamente en la medida de lo posible, como todo otro ser humano.
El diagnóstico prenatal es moralmente lícito, ‘si respeta la vida e integridad del embrión y del feto humano, y si se orienta hacia su protección o hacia su curación... Pero se opondrá gravemente a la ley moral cuando contempla la posibilidad, en dependencia de sus resultados, de provocar un aborto: un diagnóstico que atestigua la existencia de una malformación o de una enfermedad hereditaria no debe equivaler a una sentencia de muerte’ (CDF, instr. "Donum vitae" 1, 2).

2275 Se deben considerar ‘lícitas las intervenciones sobre el embrión humano, siempre que respeten la vida y la integridad del embrión, que no lo expongan a riesgos desproporcionados, que tengan como fin su curación, la mejora de sus condiciones de salud o su supervivencia individual’ (CDF, instr. "Donum vitae" 1, 3).
‘Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como «material biológico» disponible’ (CDF, instr. "Donum vitae" 1, 5).
‘Algunos intentos de intervenir en el patrimonio cromosómico y genético no son terapéuticos, sino que miran a la producción de seres humanos seleccionados en cuanto al sexo u otras cualidades prefijadas. Estas manipulaciones son contrarias a la dignidad personal del ser humano, a su integridad y a su identidad’ (CDF, instr. "Donum vitae" 1, 6).

Ciao.