jueves, 11 de febrero de 2016

El verdadero ayuno


"Este es el ayuno que yo amo, oráculo del Señor: Soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne." (Is 58,6-7)

Ciao.

miércoles, 10 de febrero de 2016

9 cosas que conviene saber sobre el Miércoles de Ceniza



Comienza la Cuaresma, el desayuno ha sido hervidero de preguntas de mis hijos. Seguro que a más de uno también le ayudan.

1.- ¿Qué es el Miércoles de Ceniza?
Es el día en el que comienza la Cuaresma. No es el día en el que acaba el Carnaval.

Siempre cae en miércoles (parece obvio, pero alguno duda todavía) y da igual que el año sea bisiesto porque se cuenta hacia atrás desde la Misa de la Cena del Señor.

Misal Romano:

En la Misa de este día se bendice y se impone la ceniza, hecha de los ramos de olivo o de otros árboles, bendecidos en el Domingo de Ramos del año precedente.

2.- ¿Dónde se compra la Ceniza?
En ningún sitio. Se obtiene de quemar los ramos bendecidos el Domingo de Ramos del año anterior.
Muchas familias guardan los ramos o las palmas y los llevan a la parroquia los días previos.

3.- ¿Por qué se impone la ceniza?
Es un símbolo, Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, 125.
El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las Cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza.
Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios.
Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual.

4.- ¿A quién se puede imponer?
No hace falta ser católico para que te impongan la ceniza. De hecho, muchos catecúmenos participan en la ceremonia en preparación para su bautismo el día/noche de Pascua de Resurrección. Digamos que, en este sentido, es un «día de puertas abiertas»: creyente o no, niño, adolescente, maduro, mayor sin madurar o anciano. Todos. Los ateos habituales comentaristas de este blog también.

5.- ¿Cómo y cuándo se impone?
No hay reglas fijas. Depende del ámbito cultural y de las costumbres locales.
En los países de tradición latina, las cenizas se imponen más hacia el pelo que en la frente, espolvoreando.
En los países del ámbito anglosajón, con agua bendita se hace una pasta y se suele «marcar la frente».
Después de la homilía, el sacerdote bendice las cenizas y las rocía con agua bendita. Luego se impone con una de estas dos fórmulas:
Conviértete y cree en el Evangelio. 
O, Recuerda que eres polvo y al polvo volverás.
En el Misal romano dice que mientras se canta. Creo que no es una simple sugerencia.

6.- ¿Es obligatorio? ¿Es día de precepto?
No, no es obligatorio, y no, no es día de precepto. Aunque curiosamente sin «ser obligatorio» y siendo día laborable, suele aumentar considerablemente la asistencia a la Santa Misa ese día.
Tampoco es «obligatorio» confesarse. Pero, sinceramente, me parece una extraordinaria oportunidad. Tan extraordinaria como la que disfrutan los sacerdotes para explicar bien las cosas.

7.- ¿Cuánto tiempo hay que tener la ceniza en la cabeza o la frente?
Lo que quieras. Los hay que se lo quitan al volver al banco, en especial señoras. Otros, como testimonio, esperan a que desaparezca naturalmente.

8.- ¿Hace falta que la imponga un sacerdote?
La bendición, como todo sacramental, sólo un sacerdote o un diácono. Para la imposición pueden ser ayudados por laicos.

Puede hacerse fuera de la celebración de la Misa:
La bendición e imposición de la ceniza puede hacerse también fuera de la Misa. En este caso es recomendable que preceda una liturgia de la palabra, utilizando la antífona de entrada, la oración colecta, las lecturas con sus cantos, como en la Misa. Sigue después la homilía y la bendición e imposición de la ceniza. El rito concluye con la oración universal, la bendición y la despedida.

9.- ¿Es obligatorio el ayuno y la abstinencia?
El Miércoles de Ceniza no hay obligación para los católicos de imponerse la ceniza, pero sí de hacer ayuno y abstinencia según las normas generales y las particulares de cada diócesis.
El ayuno es obligado, al igual que el Viernes Santo, a los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de los límites también se puede. Consiste en hacer solo una comida fuerte al día.
La abstinencia de comer carne es obligada desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también lo son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de sacrificio/mortificación.

Juanjo Romero

Ciao.


martes, 9 de febrero de 2016

Orar...



Orar me recuerda a un Smartphone.
Muchos tenemos esta nueva tecnología que nos permite hacer muchísimas cosas: Comunicarnos, fotografiar, organizar, etc. Sin embargo, no hay dos personas que lo usen la misma manera.
Hay aplicaciones que es inevitable tener, vienen dadas y son inherentes a su funcionamiento.
Las instalamos porque nos ayudan en nuestro día a día o porque puntualmente nos ofrecen un servicio, unas les son útiles a casi todo el mundo y otras solo a unos cuantos.
Así como tu Smartphone, también puedes personalizar tu oración.
San Ignacio propone muchas apps en los Ejercicios Espirituales: Usar los sentidos corporales, contemplar el significado de cada palabra en una oración, acompasar nuestra respiración a lo que repetimos…
Hay variedad para escoger, se puede probar y ver qué se adapta mejor a mí. Lo importante es buscar aquello que más me permite acoger lo que Dios me regala.

Espiritualidad Ignaciana

Ciao.

lunes, 8 de febrero de 2016

Consejos para que tus hijos sean ordenados



¡Pero mira que eres desordenado! Esta frase, una de las más repetidas en la historia de la educación, suele ser el principio de una serie de amenazas y castigos.

"Toda actividad nueva necesita entrenamiento"

Pero lo cierto es que estas técnicas rara vez funcionan, se abusa de ellas y pierden efectividad.
Los padres y los hijos se agotan de vivir bajo la tensión del castigo y el grito. Mientras los padres terminan por “pasar” y tirar la toalla, los hijos se vuelven inmunes al soniquete de los padres y acaban por ignorar tanto reproche.

A lo mejor, siguiendo estos consejos, podemos poner un poco de orden para conseguir el orden.

Lo que SÍ debes hacer:

1.- CUANTO ANTES EMPIECES A EDUCAR EN LA RESPONSABILIDAD, ANTES TENDRÁN EL HÁBITO. 
Por prisas, porque los vemos demasiado pequeños o por no tener un conflicto, muchos padres recogen y ordenan lo que sus hijos dejan tirado. Desde que tienen dos añitos se les puede ir enseñando a meter sus juguetes en sus cajas y a que asocien recoger con orden.
Enseña el qué y el cómo. Enséñales a hacer la cama, a ordenar un armario, colocar la ropa sucia, dejar la mesa recogida después de estudiar. Hay una técnica que se llama “la sobrecorrección” que consiste en corregir y pedir que repitan la actividad, con amabilidad y con el interés de formar y no el de castigar. Toda actividad nueva necesita entrenamiento. Facilítales el material necesario como cajas, estanterías o cubos en los que puedan tener todo ordenado. Trata de hacerlo atractivo, con cajas bonitas, para que apetezca tener el cuarto en orden.

2.-DESCRIBE DE FORMA CONCRETA LO QUE ESPERAS DE ELLOS. 
Lo que para ti es un cuarto ordenado puede no coincidir con lo que ellos entienden por orden. Deja por escrito lo que tienen que hacer y cuélgalo en el corcho, en la puerta del armario o en algún lugar visible. Y añade el horario en el que tiene que estar hecho. No es lo mismo ir al colegio y dejar la cama hecha, que hacerla media hora antes de acostarse.

3.- REFUERZA CADA LOGRO. 
Muchos padres critican lo que no se hace, pero ignoran los cambios que llevan a cabo sus hijos. Alegan que no hay nada que reforzar porque esa es la obligación que tienen. Es cierto, pero a todos nos gusta ser reconocidos cuando nos esforzamos en cambiar. El cambio incluye salir de la zona confortable y eso supone un esfuerzo. El niño disfruta cuando nos sentimos orgullosos de él porque le encanta impresionarnos. Así que cuando recojan y ordenen, házselo saber. Todo lo que se refuerza tiende a repetirse.


4.- SEGÚN LA EDAD, NEGOCIA. 
Deja que su habitación tenga algo de su personalidad. Muchos padres eligen los cuadros, quitan posters, fotos y ordenan todos los libros de mayor a menor. Hay padres que son excesivamente meticulosos y ordenados, y a veces tanto orden puede ser poco práctico. Si le pides a tu hijo que cada día después de estudiar deje su mesa despejada, igual es poco operativo sacar colores, reglas y diccionarios cada día. Permite que tengan un margen para su “desorden”.

5.- APROVECHA EL ORDEN PARA EDUCAR EN VALORES. 
Cuidar de las pertenencias de uno es una conducta responsable. Los niños tienen que saber el valor que tiene cada cosa y dejarla desordenada es una forma de despreciarla y no cuidarla.

6.-TU HABITACIÓN Y LA CASA EN GENERAL SON UN EJEMPLO PARA ELLOS. 
Pedirles orden si los padres no lo son con sus cosas, es un comportamiento incoherente. Trata de cumplir con lo mismo que le exiges a ellos.

7.- HÁBLALES DE LAS CONSECUENCIAS POSITIVAS DEL ORDEN. 
El orden trae armonía, equilibrio, facilita la búsqueda de ropa, juguetes, material escolar, libros, etc. El orden también se relaciona con el bienestar. Apetece más estar y disfrutar de una habitación limpia y recogida que de un lugar en el que cuesta abrirse paso.

UE Studio

Ciao.

domingo, 7 de febrero de 2016

Soy creyente, pero no practicante



Es común oír que alguien es creyente pero no practicante. Quizás esto ocurre en parte porque hay aspectos del culto que nos resultan áridos, o nos es difícil encontrarle el sentido, o la relación con el resto de nuestra vida. Pero si uno no practica, al final termina no sabiendo lo que cree.
La espiritualidad ignaciana es conocida por saber distinguir y adaptarse a “personas, tiempos y lugares”, aunque eso no impide que San Ignacio encontrara a Dios muy especialmente (perdón por la expresión) también en la liturgia.
La vida cristiana, creencia y práctica, no se puede presentar como una lista de exigencias de partida. Es un camino. Si encontramos dificultades, no cortemos por lo sano: es ocasión de rezar, preguntar, leer, participar poco a poco, … Y cuando ayudemos a preparar la liturgia, intentemos siempre incluir y hacer accesible.
Creer y practicar no nos dividen en dos, sino que se ayudan mutuamente.

Espiritualidad Ignaciana

Ciao.

sábado, 6 de febrero de 2016

Agradecerte...



AGRADECERTE...
Por cada detalle amor
que nace con cada amanecer
Por la Misericordia infinita
con que me abrazas en cada latido del corazón.
Por saberme amado
desde que soplaste en mi aliento de vida.
Por cada día que fuiste la Mano que me sostuvo
evitando cayera.
Por ser el Hombro
donde pude recostar mi penas y cansancios
Por el Abrazo de amor
que consoló tantas veces mis dolores.
Por ser el Pecho lleno de ternura
donde, como San Juan, recosté mi cabeza.
Por ser la Palabra de aliento
que dio fortaleza y consuelo a mi caminar
Por ser la Sonrisa
que alegró mis días y rió tantas veces conmigo.
Por ser el Médico que con inmensa ternura
restauró la salud de mi alma y cuerpo.
Por ser el Amigo incondicional
que, como el mejor enamorado,
me busca, me espera, me ama.
Me faltan gracias y me sobran deseos mi Dios
para repetirte a cada latido del corazón
"gracias" por ser Pan y Alimento
para el alma cada día en la amada Eucaristía.
No me deje tu Amor y tu gracia
para seguir, hasta el último suspiro
expresándote: "Gracias Señor"
porque aun en los aparentes silencios
supiste ser Compañía amada, fuente de Fortaleza
y Amor que envolvió mi corazón.
Mantenme así...aferrado a tu Mano
hasta mi Cielo prometido
para que cuando al fin pueda contemplarte
en mi primer abrazo de amor
sea para decirte: "Gracias, mi Amado Señor,
por haber sido Todo para mi".

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C

Ciao.

viernes, 5 de febrero de 2016

"Soy feliz porque no espero nada de nadie"...



Ayer recibí por dos sitios distintos un pensamiento de Shakespeare, que decía:
“Siempre me siento feliz, ¿Sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte". 
Este envío fue realizado por dos personas muy diferentes, tan diferentes como la noche y el día.
Por lo visto las dos se sienten identificadas con este pensamiento.
"Soy feliz porque no espero nada de nadie"... El escrito es más largo como ya habéis visto, pero esta frase me llamo la atención.
¿Sabéis lo que les dije a esas personas que me lo mandaron y os digo a todas las personas que estáis leyendo este post?
Que Yo sí espero mucho de la gente. No para ser feliz, pero si me ayuda o al menos me siento bien cuando veo a la gente que conozco realizar las expectativas que de ellos se esperan.
Os digo una cosa que viene bien para sentirse feliz. Ser nosotros mismos.

Ciao.