sábado, 25 de febrero de 2017

Sectas y religiones



A lo largo de la historia se ha comprobado que todas las civilizaciones tienen creencias, ceremonias o rituales. Existe una amplia gama de expresiones religiosas que conllevan formas de relación con lo supremo, con algo superior. Pero cuando, en muchos casos, las religiones tradicionales no satisfacen, las sectas y el poder pretenden suplir la ausencia de lo sublime.

En los últimos años ha surgido una mayor inquietud en la búsqueda de la espiritualidad y su creciente influencia en el bienestar individual, pero en ocasiones esta búsqueda se desvía a otras direcciones y da lugar al surgimiento de las sectas. El fenómeno de las sectas siempre ha despertado un enorme interés y preocupación en la sociedad.

La palabra secta viene del latín secare, que significa sectario, cortar; presenta una connotación negativa, la idea de separación.
Esta separación originariamente indica una elección, una tendencia, una corriente de pensamiento. En Europa, dicha palabra se considera derivada de sequi, seguir. Se trata de seguir a un un líder, a un maestro.

La definición técnica del concepto “secta” comenzó con los trabajos del sociólogo alemán Max Weber y del teólogo Ernst Troeltsch, que definieron “secta” en oposición a “iglesia”.

En los principios del cristianismo los seguidores de Jesús eran considerados parte de una secta tanto para los judíos como para los romanos, pero Jesús no hizo causa común con ninguna de las sectas del judaísmo, porque su mensaje era universal, aludía a la totalidad del amor.

Algunas características comunes de las sectas:

* El líder: El grupo gira en torno a una figura central.
* El lavado de cerebro: creencias que pueden llevar a la despersonalización del individuo.
* Aislamiento del mundo exterior: El miedo es una de las herramientas más poderosas usadas por los cultos para controlar a sus miembros.
* Fanatismo ligado al proselitismo.

¿Por qué una persona se introduce en una secta?

Algunos de los motivos pueden ser por soledad, por depresión, tristeza o por la falta de comunicación.
Buscar un sustituto de su familia, falta de seguridad en uno mismo, baja autoestima, afán de novedad en buscar algo fuera de lo tradicional, etc.

Por otro lado, el concepto de religión parece estar en contraposición al de la secta por tratarse de una devoción por todo lo que se considera sagrado y a lo largo del tiempo ha contribuido al desarrollo de la humanidad, vinculándose con los valores morales de los pueblos.

A través de la religión las personas buscan una conexión con lo divino, así como cierto grado de satisfacción espiritual mediante la fe para alcanzar la felicidad y la paz mental.

Esta fe no es una creencia ciega o la fe ciega del fanático, sino que debe fundamentarse en la demostración y en el entendimiento espiritual.

Unos meses atrás estaba en otro país visitando amigos, y me sorprendió uno de ellos al expresarme que estaba preocupado porque me había introducido en una secta. Le expliqué que la ciencia cristiana es una religión basada en la Biblia y en las enseñanzas de Jesús.

No hay ningún tipo de prohibición, control mental y no se sigue ciegamente a un líder. Solo hay respeto por su fundadora, Mary Baker Eddy. Se llama ciencia porque se basa en un conjunto de principios espirituales, las leyes relativas a la naturaleza de Dios y su creación.

Estos principios se pueden aplicar sistemáticamente a la vida cotidiana con resultados buenos y sanadores. Le comenté que el estudio y la aplicación de las verdades espirituales que aprendí al estudiar esta ciencia me habían proporcionado en todos estos años libertad mental y física, pues pude comprender mi relación con la única mente universal siempre presente.

Desde mi punto de vista, una religión presenta una verdad y enseña una vida consagrada al amor y al servicio de la humanidad. Estas no solo son las bases del cristianismo, sino las de toda persona que busca su propio bien, solidarizándose con su prójimo.

En otras palabras, la religión que suaviza el corazón basada en la demostración y en la relación con el amor es lo que lleva a una transformación integral del individuo en cuanto a sus pensamientos y actitudes.

La vida cristiana es una conexión diaria, permanente e ininterrumpida con lo divino, y practicar esto reside en el reconocimiento de la propia identidad, de esa naturaleza espiritual que radica en el Ser Absoluto.

Dar expresión a la presencia del Todo-amoroso es lo que te conducirá al reconocimiento de tu filiación espiritual e indestructible.

María Damiani

Ciao.

viernes, 24 de febrero de 2017

Querido odio



Querido Odio, ¿Cómo estás? Últimamente se te ha visto muy bien.

Pareciera que los gritos, insultos, golpes, amenazas, humillaciones, vejaciones, discriminaciones, maltratos, burlas, asesinatos, robos, secuestros, linchamientos y pare de contar son tus expresiones favoritas en estos días.

Las puedo ver, oír y sentir cada día en cualquier parte donde voy. No hay lugar en mi bello país donde no hagas acto de presencia, no hay medio de comunicación que no te reseñe, no hay persona que no te sienta latente, atento, vigilante.

Muchos han muerto por ti, pero los recuerdo acongojado.

Muchos se aprovechan de ti para pasar por encima de otros, pero eso no será eterno.

Muchos se han marchado de aquí para alejarse de ti, pero inexorablemente te llevan en su maleta, mente y corazón.

Muchos han intentado luchar contra ti, han querido aniquilarte y doblegarte pero sin ningún éxito. Quizá es porque han tratado de usar tus mismas armas y tus mismas expresiones. Craso error, pareciera que solo ha sido cómo intentar apagar el fuego con gasolina.

¡No los juzgo! ¡La verdad es que sacas de quicio! Y cualquiera puede perder el juicio y hacer cosas estúpidas teniendo buenas intensiones.

Te cuento que A. Einstein dijo que no podemos resolver un problema empleando el mismo nivel de pensamiento que usamos cuando lo creamos y me dije, aquí está la solución.

Recordé mis días cuando cursaba psicología en cuarto año de bachillerato y entonces comencé a hacerte terapia.

Tú que eres tan fuerte, devastador y extremista creo que es porque cuando tú eras niño alguien te hizo un inmenso daño y tu cuerpo, mente y corazón están resentidos y tienen la convicción de que alguien debe pagar por eso que te hicieron, en el fondo no te juzgo, solo me doy cuenta que te hace falta algo que te haga curar esa herida, te hace falta una mano amiga, un abrazo fraterno, en fin ¡te hago falta yo!

Porque Tú, amigo mío dejas de existir cuando llego YO, tú tropiezas y tartamudeas cuando te miro con compasión, tú bajas la mirada y encoges los hombros cuando toco tus manos, te abrazo y te murmullo al oído que eres hermoso, que eres bello, que eres valioso, ¡que puedes ser mejor de lo que eres!

Porque solo YO debo y puedo cubrirte con mi manto para darle calor a tu frío corazón, para darle sosiego a tu mente, descanso a tu cuerpo y hacerte sanar tu herida.

Cuando estamos juntos tú y yo, solo yo prevalezco, solo yo brillo, solo yo existo.

No significa que mi presencia te destruya, ¡NO! Mi presencia lo que hace es transformarte para volverte alguien mejor de lo que ya eres.

Hermoso y dichoso Odio, te escribo esta carta porque mis brazos, mi manto y mi corazón están aquí para ti.

Para reconfortarte, fortalecerte y darte nuevas alas que te harán levantar el vuelo hacia lo que siempre has querido ser pero no sabes cómo.

Estoy aquí para ti porque es lo único que sé hacer, soy ese alimento que le dará nuevos bríos a tu presente y solo conmigo volverás a encontrarte con ese pequeño y sufrido niño que eras, para verlo a los ojos con lagrimas de alegría y decirle te perdono, ya mas nunca nos volveremos a separar.

Solo yo puedo hacer que ese gran peso que llevas en tu espalda desaparezca, siempre he estado aquí pero solo ahora siento que he despertado de éste gran estado catatónico en el que me encontraba.

Siempre tuyo
EL AMOR.

Luis E. Dávila J.

Ciao.

jueves, 23 de febrero de 2017

12 Mejores Proverbios Sabios


En la vida hay situaciones que nos preocupan y que no vemos la solución a simple vista, pero a veces la solución es tan sencilla como en los proverbios. Aquí os dejo algunos.

1. El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Uno de los proverbios sabios para ser inteligente.

2. Tanto los que piensan que pueden hacer algo como los que no, están en lo cierto. Ejemplo de proverbios sabios para lograr tus metas.

3. El primer paso para conseguir lo que uno quiere, es saber qué quiere. Otro de los proverbios sabios para alcanzar lo que estás buscando.

4. Escucha y serás sabio; el comienzo de la sabiduría es el silencio. Grandes proverbios sabios para sensatos.

5. Si te caes siete veces, levántate ocho. Estos proverbios sabios indican que nuca hay que rendirse.

6. Perdonar es volver las cosas a su estado de libertad original. Proverbios sabios de perdón, siempre necesarios para lograr la unión.

7. El que teme sufrir, sufre de temor. Estos proverbios sabios son para que dejes el miedo de un lado.

8. Por la ignorancia nos equivocamos, y por las equivocaciones aprendemos. Proverbios sabios para ver el lado bueno de lo que a veces parece malo.

9. El saber tiene sentido cuando lo usas para servir. Proverbios sabios para utilizar el conocimiento en lo correcto.

10. Los árboles más viejos dan los frutos más dulces. El respeto a los ancianos y aprender de ellos es uno de los mejores proverbios sabios.

11. No hay que olvidar que la más larga caminata comienza siempre por un paso. Este es uno de los mejores proverbios sabios porque nos hace reflexionar, tanto los más grandes errores como  los más grandes éxitos siempre comienzan por un paso.

12. Muévete hacia una meta con la certeza de que tu esfuerzo dará fruto. Haz las cosas pensando en que tendrás éxito, es el último de los proverbios sabios de esta lista.

¿Qué os ha parecido estos proverbios sabios? ¿Conocéis otros proverbios sabios que queráis compartir?

Ciao.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Cosas que pueden pasar



Aunque me tapo los oídos con la almohada y grito de rabia cuando suena el despertador... Gracias a Dios que puedo oír. Hay muchos que son sordos.

Aunque cierro los ojos cuando, al despertar, el sol se mete en mi habitación... Gracias a Dios que puedo ver. Hay muchos ciegos.

Aunque me pesa levantarme y pararme de la cama... Gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo. Hay muchos postrados que no pueden.

Aunque me enojo cuando no encuentro mis cosas en su lugar porque los niños hicieron un desorden... Gracias a Dios que tengo familia. Hay muchos solitarios.

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor... Gracias a Dios que tengo alimentos. Hay muchos con hambre.

Aunque mi trabajo en ocasiones sea monótono, rutinario... Gracias a Dios que tengo ocupación. Hay muchos desempleados.

Aunque no estoy conforme con la vida, peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme... Gracias a Dios por la vida.

Aunque el dinero no me alcance para zapatos nuevos... Gracias Padre Celestial, pues tengo pies... Hay varios que no tienen...

Cuando veo mis manos maltratadas, por el trabajo, y mi bajo salario... Gracias Señor, pues tengo manos... Y tengo trabajo. Algunos no tienen manos...

Cuando me quejo del pago de mi salario... Y veo que no me alcanza... Gracias Padre de los Cielos... Hay muchos hermanos que carecen de todo...

Gracias Padre celestial por el aire que respiro... Porque sigo respirando... Varios han dejado de hacerlo hoy... Son tantas las cosas que tengo que agradecerte...

Por cada día que me permites despertar a la vida... Si hacemos llegar este mensaje a la gente que conocemos, contribuiremos a hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.
Gracias a Dios por tus regalos constantes...

Ciao.

martes, 21 de febrero de 2017

Qué difícil es el ser humano


Qué difícil es el ser humano: Nacer no pide, vivir no sabe y morir no quiere .

Los tres últimos deseos de Alejandro El Grande.

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:
1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época
2 - Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta
su tumba, y...
3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos

Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro le explicó:

1 - Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar.
2 - Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí se quedan.
3 - Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo.

Al morir nada material te llevas.

"EL TIEMPO" es el tesoro más valioso que tenemos porque Es Limitado. Podemos producir más dinero, pero no más tiempo...
Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar, nuestro tiempo es nuestra vida
EL MEJOR REGALO que le puedes dar a alguien es tu tiempo y SIEMPRE se le regala a la familia o a un buen amigo.

Ciao.

lunes, 20 de febrero de 2017

Indiferencia


La palabra indiferencia se utiliza hoy, con mucha frecuencia, como sinónimo de pasotismo, con expresiones como: “Paso de esto”,  “Me da igual” , “Me es indiferente”, “No me interesa”,  “Eso ya no se lleva”, aludiendo a cosas, valores, situaciones  y personas que aparecen constantemente en la vida de cada uno ante las que reacciona con esa actitud.

Fácilmente intuimos que si el adjetivo “indiferente” o el adverbio “indiferentemente” -Ignacio nunca usa el sustantivo “indiferencia”- salen con frecuencia en sus escritos es porque para él tienen un significado muy profundo, de tal manera que ha llegado a convertirse en la clave o el corazón de su rica espiritualidad. ¿Por qué?

En primer lugar, porque el mismo Ignacio, ya desde su largo proceso de conversión,  tuvo que aprender a situarse ante Dios con el deseo de buscar siempre su voluntad experimentando que cuando él se perdía o se sentía profundamente desolado era porque se encerraba en sí mismo haciendo su propia voluntad y, sin embargo, cuando era dócil a Dios y lograba centrarse en Él, haciendo su voluntad, se sentía  profundamente feliz y consolado por lo que hizo de esta actitud de indiferencia la actitud fundamental de su vida.

En segundo lugar, porque la Compañía de Jesús que él fundó heredó de su fundador esta actitud convirtiéndola también en el centro y en el corazón de su ser y de su hacer. La Compañía de Jesús y cada uno de sus miembros no debería nunca –al menos como ideal- dar ningún paso ni tomar ninguna decisión u opción que no esté pasada por el proceso de búsqueda previa  y de hallazgo de la voluntad de Dios, por lo que ha de estar constantemente preguntándose “qué quiere el Señor de mí o de nosotros”. Pregunta que pone en marcha el famoso discernimiento espiritual como experiencia imprescindible para dar con la voluntad de Dios… Discernimiento para el que es necesario “hacernos indiferentes”, en expresión de Ignacio.

La indiferencia ignaciana, no es, por tanto, una actitud fría y calculadora basada en el mero raciocinio o en las destrezas del que la quiere conseguir, sino que va unida o se enracima con otras actitudes vitales y profundamente humanas y cristianas  como son la libertad –el despego de todo y de todos-, la disponibilidad -como condición indispensable para ser enviado donde Dios quiera-  y el amor -como fuente y culmen de ambas-.

Por todo lo dicho pasa el reto que hoy tienen tanto la Compañía de Jesús como la gran familia formada por hombres y mujeres que se consideran de espiritualidad ignaciana, que no es otro que el de ayudar a las gentes de hoy a encontrar a Dios y vivirle en la vida cotidiana haciendo opciones  desde la indiferencia, la libertad y el amor. Para ello, Ignacio nos dejó su mejor herramienta, la de sus Ejercicios espirituales tan valorados y extendidos por todo el mundo desde su tiempo hasta ahora.

Albino García SJ

Ciao.

domingo, 19 de febrero de 2017

"No tener límite para lo grande, pero concentrarse en lo pequeño"



"NON COERCERI MAXIMO, SED CONTINERI MINIMO DIVINUM EST"
"No tener límite para lo grande, pero concentrarse en lo pequeño"

Esta frase se dedica a san Ignacio en un epitafio simbólico incluido en una preciosa obra de casi mil páginas, la Imago primi sæculi Societatis Iesu, que la Compañía de Jesús edita para celebrar su primer centenario en 1640. Podríamos traducirlo así: “Cosa divina es no estar ceñido por lo más grande y, sin embargo, estar contenido entero en lo más pequeño”.

Esto significa que, para ser divino, lo más grande y lo más pequeño tienen que ir juntos, complementarse, remitirse mutuamente. San Ignacio descubre la presencia de Dios, al mismo tiempo, en lo más grande y en lo más pequeño que se pudiera imaginar.
Dios está más allá de todos los lugares remotos a los que hasta entonces había llegado la Compañía, y de las grandes culturas, ideologías o ciencias con las que los jesuitas se habían encontrado. También más allá de sus mayores deseos; grandes deseos que, al fin y al cabo, se encarnan siempre en lo “limitado”, en una elección e inserción social y eclesial concretas.

Entender bien esta sentencia supone atender y cuidar lo “pequeño”: La propia fragilidad y pobreza personal y de los otros (corporal, psicológica, espiritual), el ocultamiento divino en el sufrimiento y la injusticia, la rutina del deber cotidiano, el realismo…, Inspirados por la contemplación y el entusiasmo de los grandes ideales. No se puede comprender lo uno sin lo otro. Sin tampoco caer ni en codiciar lo sublime –con deseos dominadores y despóticos hacia los demás- ni, a la inversa, en perder horizontes recluyéndose en la minucia.

Se trata de amar con un amor bien discernido, eligiendo cómo amar según Dios, según su voluntad. Amar el cielo y la tierra, lo grande y lo pequeño, comprobando en el amor cotidiano que mis deseos elevados son según Dios y buenos para los demás, y que mis carencias y miserias deben crecer hacia Él.
Este amor no se queda en uno mismo, sino que sale de sí, del “propio amor, querer e interés”, y por eso acierta. Salvadas las distancias, Jesucristo es en todo esto el mejor modelo.

Pascual Cebollada SJ (Espiritualidad Ignaciana)

Ciao.