domingo, 17 de diciembre de 2017

El "magis" Ignaciano



Sorprende la importancia que se le da al "magis" en la espiritualidad ignaciana.
Sin duda la tiene, pero no por lo que podría parecer a primera vista sino por eso a lo que apunta.
Encontramos el magis (que podríamos traducir por la palabra "más", cuando hace referencia a la calidad de algo) en los Ejercicios Espirituales que escribió san Ignacio: "Solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados" [23].
En ellos remarca la importancia de que las decisiones que tomamos sean coherentes con el fin que tiene nuestra vida. Pero esto podría llevar a confusión si reducimos nuestra atención a esta frase pues, ¿Cuál es el fin de nuestra vida?
Para eso hace falta leer este punto de los Ejercicios desde el principio, unas frases más arriba.
Y es que ahí Ignacio señala que "el hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima" [23]. Es decir, que el objetivo de nuestra vida es estar con Dios: Dios mismo es nuestro objetivo. 
Y para eso hace falta conocerle y reconocerle totalmente distinto a nosotros, pues nosotros no somos Dios; y, finalmente, colaborar en la construcción de su reino.

¿Sencillo?

Espiritualidad Ignaciana

Ciao.

sábado, 16 de diciembre de 2017

La gente que prefiere estar sola tiene estas peculiaridades en su personalidad



Cuando alguien prefiere tener un pequeño círculo de amigos y no le importa pasar tiempo solo, entonces se les llama solitarios. La gente los percibe como gente solitaria y deprimida. Aunque estas personas, en realidad, nunca se sienten solas.
De hecho, estar en su propia compañía es lo que les hace sentirse plenos. Se sienten más en contacto consigo mismos, piensan mejor y se dan cuenta mejor de las cosas que les rodean.
No es habitual que alguien se haga amigo de un solitario, sobre todo porque ellos son muy selectivos con la gente a la que se acercan.

¿Cuáles son los rasgos que hacen a alguien solitario?

Límites firmes:
Un solitario siempre tiene límites firmes. Siempre saben que nunca están solos, incluso si fueran la última persona en el mundo.
Debido a esto, respetan los límites de las otras personas y esperan el mismo respeto a cambio. Si cruzas la línea, te lo harán saber cuanto antes. Piensan que si no puedes serte fiel a ti mismo, no puedes ser fiel a los demás.

Lealtad:
A diferencia de los que necesitan ser el centro de la reunión, los solitarios no necesitan de atención. Pero una vez que encuentran alguien de quien quieren ser amigos, se convierten en los más leales que puedas encontrar.
Saben lo que valen, y si encuentran que tú también vales, te darán todo cada vez que lo necesites. Esto vale para relaciones, familia, trabajo y amigos.

Tienen una mente abierta:
Solo porque prefieren su propia compañía a la de otros, no significa que sean cerrados ni rígidos. Siempre buscan actividades nuevas y aventuras.
Incluso encontrando cosas nuevas interesantes que hacer, siempre tienen que estar seguros de sus pensamientos antes de compartirlos con las demás.

Bien centrados:
Cuando llega la adversidad y los retos, los solitarios no entran en pánico. La auto reflexión les ha preparado para situaciones como esas.
Se pueden sentir estrellados en algunas situaciones pero, en lugar de distraerse, pasan un tiempo solos para recargar pilas.

Ciao.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Revisar y esperar



Se acerca el final del año y tenemos que empezar a hacer revisión de lo vivido.
Muchas son las cosas que conforman el abanico de nuestra vida. Situaciones en las que hemos hecho todo lo posible por ser feliz y hacer felices a los demás y otras situaciones en las que nuestra intención no ha sido del todo recta en nuestros quehaceres.
Pero, ¿Desde dónde afrontamos lo vivido?, ¿Cuáles son las lentes con las que miramos nuestra vida?.
En este tiempo de Adviento se nos da la clave más precisa para revisar nuestra vida. La esperanza. Esperanza de saber que nacerá el Hijo de Dios y que seguiremos acompañados en nuestra vida por Aquél que es nuestro criador y Señor.
Esperanza de que la soledad no será definitiva. Esperanza de que algo nuevo va a ocurrir. Esperanza de que todo puede cambiar.
Cuando revisemos el año vivido, hagámoslo desde la esperanza que nos fundamenta, desde la esperanza que nos impulsa, desde la esperanza que nos sustenta.

Espiritualidad Ignaciana

Ciao.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Rezo por ti



¿Alguna vez te han dicho esto? Seguro que sí. Pero, ¿Cómo entenderlo? Una bonita respuesta nos ofrece Borja Riestra Marín.

“Tú que tienes conexión directa, por favor reza por mí y a ver si Dios nos ayuda”. Es una frase que me dicen habitualmente, pensando que por ser jesuita, Dios me va a hacer más caso. Claro, uno se sabe poco poderoso, y se queda pensando en la confianza que tiene la gente en mi oración y en cómo esta va a poder ayudar a las personas que me lo piden. El problema es no entender bien lo que realmente quieren decir cuando alguien te pide que reces por él. Pensamos instintivamente que queremos que Dios haga que apruebe ese examen, que encuentre novio o novia, o que cure esa enfermedad que le acaban de diagnosticar a un familiar.

Al final, convertimos a Dios en un ser que actúa indiscriminadamente en el mundo. Igual que nos podemos enfadar con él cuando las cosas no van tan bien o me sucede alguna desgracia, rezar por alguien no puede ser una llamada a que los milagros aparezcan sin más.

Yo, he optado por otra cosa. Rezar por alguien es ponerlo delante de Dios, llevarlo a mi oración, a mi corazón, para que sea Dios, y no yo, el que haga lo que quiera. Rezar por alguien es decirle que forma parte de mi vida, que le quiero y quiero que Dios esté cerca de Él.
Y se trata de fe, de confianza, no de magia ni soluciones extrañas.
Es necesario estudiar, ir al médico, dar todo de nosotros; y es imprescindible terminar poniéndolo en manos de Dios, porque como diría San Ignacio: «Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios». Gracias y rezo por ti.

Borja Riestra, SJ

Ciao.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

No me da la gana



Algunos matices a las generalizaciones, propuestos por Javier Montes SJ.  Y a ti, ¿De qué no te da la gana?

A veces al leer las noticias parece que todos los políticos son corruptos y solo buscan aprovecharse de los demás, que todos los jóvenes son unos vagos que solo quieren beber y pasarlo bien, que las parejas no tienen futuro porque eso del amor para siempre no existe, que todos los curas hablan mucho diciéndole a todo el mundo lo que tienen que hacer pero ellos no hacen nada, que los inmigrantes solo vienen para aprovecharse de nuestra sociedad, que todos los deportistas nos engañan dopándose... Ante este panorama puede parecer que uno solo puede cruzarse de brazos y decir “que se pare el mundo que me bajo”, esto no tiene arreglo. Pero no me da la gana.

No me da la gana porque he conocido políticos que se dejan la piel por el bien común, he conocido jóvenes que trabajan hasta la extenuación y sueñan con aportar su granito de arena al mundo, parejas que con muchas dificultades siguen peleando por su proyecto de amor, curas que con su vida y sin palabras transparentan el evangelio de Jesús, inmigrantes que se empeñan en integrarse en una sociedad que no les pone las cosas fáciles, deportistas que con constancia luchan por superarse.
No me da la gana estar todo el día lamentándome, porque aunque es verdad que hay muchas razones para desanimarse, sigo viendo otras para la esperanza, aunque estas no salgan en las portadas.

Javi Montes, SJ

Ciao.

martes, 12 de diciembre de 2017

Sólo espera mi amor...



Jesús está en todos los sagrarios de las iglesias bajo la apariencia de un trozo de pan, esperando a que los hombres nos acerquemos a visitarle y recibirle.
Jesús desea que aprovechemos la Eucaristía para aconsejarnos, consolarnos, fortalecernos, darnos paz y alegría, pero los hombres no hemos sabido apreciar este regalo. Por eso vemos muchas iglesias vacías, en donde Jesús está solo, sin que nadie aproveche los dones que Él quiere darnos.
Jesús nos espera en este sacramento del amor.

"No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración, en la contemplación llena de fe y abierta a reparar las faltas graves y los delitos del mundo. No cese nunca nuestra adoración." 

(Juan Pablo II, lit. Dominicae cenae, 3)

¡FÍJATE COMO PROPÓSITO, DE RESPUESTA DE AMOR A JESÚS, UN TIEMPO DIARIO GRATUITO QUE NAZCA DE TU CORAZÓN PARA JESÚS EUCARISTÍA. Y NO OLVIDES QUE EN CADA SAGRARIO ÉL TE ESPERA PARA AMARTE!

Padre Guillermo Serra, L.C. 

Ciao.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Recuperar el espíritu de la Navidad


¡Qué necesario es que los gobernantes sean hombres piadosos y de Fe Católica! 

Cuando los gobiernos, los jefes, los padres son impíos… ¡CUANTO MAL HACEN A LAS NACIONES Y A LAS FAMILIAS!
¡No dejemos que hombres sin Fe Católica gobiernen nuestras patrias! ¡Qué necesario es que haya SACERDOTES VERDADERAMENTE PIADOSOS Y SANTOS, CELOSOS Y FERVOROSOS QUE DIFUNDAN LAS COSAS DE DIOS CON VALENTÍA!
Los enemigos de la Iglesia tratan de destruir el mayor valor y tesoro que un hombre puede tener: El AMOR DE DIOS.
Dios Encarnado en Belén se prepara para la REDENCIÓN del género humano para despojarlo de la ESCLAVITUD DE SATANÁS a la cual está sometido.
Y muchos hombres ingratos siguen ofendiéndole difundiendo impiedad, leyes perversas, ataques y blasfemias contra Tí y tus santos, contra Tu misma Madre.
Tratan de convertir el MISTERIO más grande de la humanidad en un festín de CONSUMISMO, PAGANISMO y ZAFIEDAD, de vago y falso amor mundano, donde Tú no eres protagonista, sino los regalos y las falsas sonrisas, el dinero y el bienestar. Y TÚ sigues en un mísero pesebre, y muchos hombre suspiran por buenos trabajos, buenos sueldos, un buen coche, una buena casa de campo, una cartera llena de billetes…

¡Qué pena! ¡Qué lástima! y muchos de ellos dicen ser cristianos.

Agnus Dei Prod

Ciao.