miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los niños inocentes



La fiesta de los primeros niños que murieron inocentemente por Dios es el día 28 de diciembre.
Entonces murieron después de haber nacido.
Y eran poquitos.
Hoy mueren antes de nacer.
Y son millones.

Si por cada niño muerto injustamente depositáramos una flor, llenaríamos muchos estadios de flores.

Los primeros murieron porque estorbaban a Herodes.
Los de nuestro tiempo siguen estorbando.

El aborto es la nueva espada de Herodes que mata sin compasión.

A mi juicio, el 28 de Diciembre se deberían celebrar no sólo a los niños de Belén muertos a espada, sino los millones de inocentes que mueren por el aborto.

El único que conoce quiénes son y cuántos son es Dios, porque a cada uno le regaló un alma inmortal desde el seno de su madre.

Santos niños inocentes de ayer y de hoy;
los que mueren de hambre, de frío,
los que no pueden nacer,
todos los niños maltratados...
todos los niños inocentes,
rogad a Dios por los que hemos perdido la inocencia.

P. Mariano de Blas

Ciao.