martes, 12 de febrero de 2013

¡Gracias Santo Padre!




Ayer todos quedábamos un poco conmocionados por la renuncia del Papa Benedicto XVI. 
Ríos de tinta y millones de palabras se dijeron ayer en tertulias y en la prensa, ye imagino que se seguirán diciendo a lo largo de estos días, sobre la decisión del Santo Padre, a mi modo de ver ,tan humilde y a la vez tan valiente, que resalta la sencillez del sucesor de Pedro, y su poco apego al cargo que hasta ahora ostenta.
Mucho nos queda por ver y escuchar hasta su cese se haga efectivo el día 28 de Febrero, y la posterior convocatoria del Cónclave y el desenlace final con la elección del nuevo Papa.
Todo está por ver y esperemos que el Espíritu Santo guíe a los Cardenales a la mejor elección de un verdadero Padre y Pastor para esta Iglesia convulsa y desorientada.
Hoy os dejo esta acción de gracias que el Padre Javier Leoz ha escrito al Santo Padre y la cual me uno, con todo mi agradecimiento por estos años de Pontificado.


Por sus palabras, siempre certeras, profundas y realistas.
Porque, en su ancianidad, ha sabido regir durante este tiempo
a la nave de la Iglesia en medio de vendavales y tormentas.
¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por su percepción de la realidad y por su gran corazón para asumir dagas,
injuriosas y envenenadas, de este hipócrita occidente.
Por no haberse doblegado y, desde la sencillez y humildad,
haber propuesto con convencimiento la verdad de Jesucristo
y su reinado dentro de nuestra Iglesia.
¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por su inteligencia, lúcida, despierta y abierta
Por su cercanía, afabilidad y por su nobleza
Por haber intentado que, la Iglesia,
fuera más santa, transparente, evangélica y llena de Dios.
¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por su Magisterio que se ha dado generosamente
y sin rendirse a la evidencia tortuosa y caprichosa de este mundo.
Por su gusto y por su delicadeza en la liturgia,
por su entrega y por tantas muestras de que, el SEÑOR, habita dentro de Vd.
Por su gusto por la música y por el gregoriano,
por su devoción en la Eucaristía
por querer más unir que romper
por pretender que, la Iglesia, sea más consciente y conocedora
de Aquel que predica y lleva en vasija de barro.
¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por su mano que ha impartido bendiciones a millares
Por su cayado que nos ha invitado a seguir a Cristo y sin condiciones
por su lento caminar, con el cual nos sugería,
que la fe se propone y nunca se impone.
Por su mirada risueña y perdida en el horizonte divino
que nos animaba a mirar hacia lo más profundo del mar o a lo más alto del cielo.
¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por este gesto que le honra....de decirnos que, sus fuerzas,
son menores que la capacidad para llevar el timón de la Barca de Pedro.
No lo deseábamos pero lo comprendemos
Ahora, a nosotros, nos toca rezar.

Que DIOS le recompense su inmensa labor
y que nos perdone a nosotros, si en algún momento,
fuimos con VD más lobos que corderos.
¡GRACIAS POR TODO SANTO PADRE!

Javier Leoz.

Ciao.

2 comentarios:

Laura de Nava dijo...

Qué bonito homenaje amiga. Unidas en oración por el Papa y por el que ha de venir en su lugar.

Lourdes Garcia Ruiz de Ojeda dijo...

Un beso grande Laura. Gracias por tu visita y comentario. Me alegro que te haya gustado estas palabras de un amigo sacerdote, que me lo mandó ayer por mail.Es verdad que tenemos que rezar mucho para que el próximo Papa, sea un verdadero Pastor y padre, en estos tiempos tan difíciles para nuestra querida Iglesia católica.
Un beso grande