martes, 21 de marzo de 2017

Cuaresma, tiempo de esperanza



Solemos identificar el tiempo de Cuaresma únicamente con sacrificio, penitencia, ayuno, etc. Sin embargo la Cuaresma es también un tiempo de esperanza.
La esperanza como virtud cristiana se convierte en una manera de ver la realidad, a nosotros y a los demás.
Es además dinamizadora de nuestra vida, nos hace saltar con confianza hacia la conversión: De luchar por la salud en medio de la enfermedad, de construir la paz en medio de la violencia, de ver la vida más allá de la muerte.
El tiempo de Cuaresma nos prepara para el gran acontecimiento que transforma nuestra existencia: La Pascua del Señor.
Caminamos a través de las prácticas cuaresmales con la esperanza y la confianza plena en que el mal, la violencia, la discordia, el sufrimiento en el mundo y la muerte, no tienen la última palabra.
La palabra definitiva pronunciada por Dios, en Jesús, es la vida y esta en abundancia.

Espiritualidad Ignaciana

Ciao.