jueves, 24 de enero de 2013

El poder de la sonrisa



Sonríete hasta que notes que tu constante seriedad y severidad se hayan desvanecido. Sonríete hasta entibiar tu propio corazón.

Queridos amigos y amigas:

Con unas breves palabras les doy la bienvenida a mi segmento “Sembrando Esperanza”, antes que nada les mando mi bendición sacerdotal.
Les invito todos los miércoles para poder compartir y encontrar juntos mensajes que den sentido, valor a nuestra vida, quiero llevar a sus corazones un mensaje de esperanza y de amor, puestengo la certeza que por medio de ellos encontraremos la verdad y el bien... Queremos llevar a nuestro mundo un poco de luz, queremos ser antorchas de una buena noticia.

¿Será la sonrisa un símbolo de alegría?, ¿Y la alegría es capaz de transformarlo todo?, ¿Tú, qué dices? yo digo que sí. Es como un tesoro inacabable que mientras más da, más se llena.

Quien muestra una sonrisa, transpira alegría, atrae y nunca deja las cosas igual. Todos queremos, es más, buscamos estar con quien nos anima y estimula, buscamos a las personas alegres y que siempre tienen en su rostro una sonrisa. Puede ser que la vida nos trate mal, pero el estar con personas alegres es siempre un descanso en la montaña de la vida.
Y cuando esas personas se apartan, dejan un hueco profundo en el alma y se van de la historia dejando en herencia un mundo mejor.

Basta una leve sonrisa en tus labios para levantar el corazón, para mantener el buen humor, para conservar la paz del alma, para ayudar a la salud, para embellecer la cara, para despertar buenos pensamientos, para inspirar generosas obras.
Enséñate a sonreír, estudia la maestría de la sonrisa y demuéstrale a los sabios e intelectuales de este mundo, que aquí está el verdadero arte de vivir, el verdadero arte de ser feliz, en definitiva, la presencia de Dios en tu alma.

Sonríete hasta que notes que tu constante seriedad y severidad se hayan desvanecido.
Sonríete hasta entibiar tu propio corazón con ese rayo de sol; irradia tu sonrisa: Esa sonrisa tiene muchos trabajos que hacer, ponla al servicio de Dios. ¿Porqué no convertirte en apóstol de la sonrisa ahora? La sonrisa es tu instrumento, la caña para pescar almas y hacerlas felices.
Santificando la gracia que habita en ti, te dará el encanto especial que necesitas para transmitir a los otros ese bien.

Sonríe a los tristes.
Sonríe a los tímidos.
Sonríe a los amigos.
Sonríe a los jóvenes.
Sonríe a los ancianos.
Sonríe a tu familia.
Sonríe en tus penas.
Sonríe en tus pruebas.
Sonríe en tus soledades.
Sonríe por amor a Jesús.
Sonríe por amor a las almas.

Deja que todos se alegren con la simpatía y belleza de tu cara sonriente. Cuenta, si puedes, el número de sonrisas que has distribuido entre los demás cada día; su número te indicará cuántas veces has promovido contento alegría, satisfacción, ánimo o confianza en el corazón de los demás.
Estas buenas disposiciones siempre son el principio de obras generosas y actos nobles. La influencia de tu sonrisa obra maravillas que tú ignoras.

Tu sonrisa puede llevar esperanza y abrir horizontes a los agobiados, a los deprimidos, a los descorazonados, a los oprimidos y a los desesperados.
Tu sonrisa puede ser el camino para llevar las almas a la Fe.
Tu sonrisa puede ser el primer paso que lleve al pecador hacia Dios.
También sonríele a Dios. Sonríe a Dios mientras aceptas con amor todo lo que Él te manda y merecerás la radiante sonrisa que Cristo fija en tí con especial amor por toda la eternidad.

“Sufrir con amor es delicioso, pero sonreír en el sufrimiento es el arte supremo del amor. Sonreír en el sufrimiento, es cubrir con pétalos vistosos y perfumados las espinas de la vida, para que los demás sólo vean lo que agrada, y Dios, que ve en lo profundo, anote lo que nos va a recompensar”.

P. Dennis Doren L.C.

Ciao.


2 comentarios:

gosspi dijo...

Creo que la sonrisa para uno mismo y para los demas es la mejor arma contra los negativismos.....y cada vez la necesitamos mas.

Lourdes Garcia Ruiz de Ojeda dijo...

Tienes toda la razón, es la mejor arma para destruir el pesimismo y para callar a los agoreros.
Se consigue más con una sonrisa, que con mil palabras.
Un beso y mil gracias por tus visitas y comentarios